Notícias — 21 janeiro 2020
La estructura invisible del guión de “Parásitos”

Por Hermes Leal

La nominación al Oscar al mejor guión original para “Parasite”, escrita por Bong Joon-ho y Han Jin-won, una película que se habla en coreano y con actores desconocidos, merece una reflexión sobre la importancia del guión y su papel en la interpretación. de una buena película.

“Parasite” es una comedia, exagera las diferencias sociales y económicas de dos familias coreanas, una pobre y la otra rica, pero que explora profundamente la sensibilización de los personajes, que rastrean sus destinos sobre el engaño, y también sobre sus pasiones y sufrimiento. Solo hay comedia, porque los personajes ricos son emocionalmente vulnerables y fáciles de dominar por la familia pobre.

Esta trama, que simboliza la codicia en el mundo actual, se distribuye en el guión en una curva dramática en tres actos, que están bien definidos y claros desde el punto de vista de la estructura de la historia. El primer acto trata de los contratos de la familia Ki-taek para establecerse en la mansión del Sr. Dong-ik, y se cierra hasta la inundación que los lleva de vuelta al lugar donde vivían. El momento en que el ex ama de llaves regresa a la mansión marca el final del primer acto y el comienzo del segundo. Su regreso promueve un punto de inflexión en el guión. A partir de entonces, las relaciones contractuales están en su lugar. Todos los eventos relacionados con los arreglos entre personajes en el primer acto fueron cerrados.

El segundo acto también tiene una estructura muy fija y bien bloqueada. Comienza exactamente cuando el ex ama de llaves toca la campana de la mansión y sorprende a la familia invasora. Y termina cuando la familia pobre regresa a su barrio sucio y está en el refugio lleno de personas que destruyeron sus casas por la lluvia. El final de la tormenta termina el segundo acto.

El tercer acto tiene la misma estructura que los dos anteriores, con puntos de inflexión bien definidos, y comienza como una nueva película, con los preparativos para el cumpleaños del niño Da-song, después del final de la tormenta, que marca el final del acto. con un gran punto de inflexión, desde el caos de la tormenta hasta la calma. El tercer acto está dedicado al cumpleaños del niño rico, que termina en tragedia con la muerte de Dong-ik, y termina con Ki-taek escondido en el sótano de la mansión.

Cada acto tiene su propia estructura dramática, la primera dirigida a la comedia, la segunda al drama y la tercera a la tragedia. Pero estas observaciones son solo del discurso de la película, de su estructura “visible”. Los tres actos son para que el guionista organice correctamente la narrativa de su historia. Así como para organizar la estructura interna de cada personaje. Esta estructura interna, o “invisible”, también existe para cada personaje y está formada por sus pasiones, proyectadas en sus acciones y diálogos.

Esta estructura es invisible, porque está relacionada con las “pasiones” de los personajes, que se expresan en la acción en forma de “sentimiento”. Los personajes de “Parasite” actúan debido a sus pasiones, como el miedo, la ira, el odio, la venganza, el aburrimiento, la melancolía o incluso el resentimiento y la codicia. La estructura de los personajes afectados por sus pasiones también sufre cambios de un acto a otro. La codicia se convierte en envidia, luego en ira, que se convertirá en rencor, que, a su vez, se convertirá en odio, y del odio nacerá la pasión por la venganza.

Esta transformación se lleva a cabo con más énfasis en los dos personajes principales en el guión de “Parasite”, el joven Ki-woo con su amado Da-hye, y el viaje de su padre, Ki-taek, como conductor, con su jefe Dong-ik . El arco de cada personaje está relacionado con la forma en que actúan y cómo se sienten.

El primer acto sirve para establecer “contratos” entre los personajes para un viaje, desde el plano de “acción” y el plano de “sentimiento”. Ha sido una lógica obligatoria desde Aristóteles. En el primer acto, el joven Ki-woo es contratado para impartir clases de inglés a los ingenuos Da-hye, pero en este contrato, también hay un lado apasionado, en el que Ki-woo también hace un contrato de matrimonio.

Es este contrato apasionado el que sensibilizará al personaje para que sensibilice al espectador. Los contratos se llaman virtualizados, porque los personajes solo tienen un “deseo”, y esto existe por lo que Ki-woo “siente” cuando se enamora de Da-hye. Sus acciones, después de este contrato, se rigen por su sentimiento de que al final de su viaje, en la “sanción”, que tendrá lugar en el tercer acto, puede hacerse rico y casarse con ella.

En este primer acto, en el que todos los contratos entre los miembros de las dos familias se establecen en el plan de acción, el contrato de Ki-taek con el jefe Dong-ik se transforma. Al jefe no le gusta su olor, que apesta a “aguas residuales”, y esto comienza a cambiar el sentimiento de Ki-taek, que deja un estado de satisfacción, a un estado de ira, que, en el tercer acto, provocará un sentimiento de furia contra su jefe, matándolo por sorpresa.

En el segundo acto, los personajes se distancian de sus “contratos”, la familia adinerada viaja a un campamento, los infiltrados se encargan de la mansión y se sorprenden al descubrir que había personas viviendo en un búnker debajo del sótano. Los eventos del segundo acto se llaman “manipulación”, de un personaje que manipula al otro debido a “contratos”, y sirven para modificar el destino de los personajes, descritos en el primer acto.

El arco de Ki-woo se cierra al final del tercer acto, cuando su amado Da-hye desaparece y su contrato no se materializa. Su sanción fue que su contrato con Da-hye no era real, solo era un “deseo” de Ki-woo. Y el arco de su padre Ki-taek se cierra cuando se esconde en el búnker de la mansión para evitar ser arrestado por asesinato.

La dramática curva de Ki-taek se hace visible cuando comienza el tercer acto, totalmente modificada, seria, sin humor. Ya no siente la satisfacción que tuvo en el primer acto. Cuando Dong-ik lo humilla una vez más debido a su olor a “alcantarilla”, Ki-taek lo mata inmediatamente con un cuchillo durante la barbacoa de cumpleaños.

Estas relaciones contractuales son movidas por los personajes de forma “virtualizada”, en el primer acto, cuando solo tienen un “deseo”. En el segundo acto, necesitan “actualizar” sus contratos y adquirir “conocimiento” para manipular a los otros personajes. El tercer acto se llama “sanción”, porque los personajes necesitan llevar a cabo su proyecto contractual y, para eso, necesitan “poder”, de hecho, para garantizar si el contrato inicial fue falso o verdadero.

Esta curva de acción está acompañada por la curva de sentimiento de los personajes, observando que el sentimiento gobierna la acción. Los personajes actúan y hablan debido a lo que sienten, ya sea que este sentimiento sea visible o no.

El arco invisible de “Roma”

Al igual que “Parasite”, el guión de “Roma”, de Alfonso Cuarón, habla de conflictos sociales en el plan de acción, y la misma estructura invisible existe de una manera más oculta, acompañando a los personajes, la criada Cleo, personaje principal que es haciendo un contrato con su novio Fermín para tener un hijo, y el jefe Sofía, que se está separando de su esposo. Hay una estructura visible, con lucha de clases y manifestaciones a favor de la libertad, pero la invisible pertenece solo a los personajes.

La curva invisible del personaje Cleo ocurre solo a nivel de sensación y no de sus acciones. Pero, al igual que “Parasite”, los tres actos de “Roma” también tienen sus puntos de inflexión bien definidos entre un acto y otro. Son más sutiles que los de “Parasite”, porque el personaje de Cleo prácticamente no habla y no actúa, su sentimiento está más en su silencio que en sus acciones. Solo descubrimos esto en el tercer acto, cuando explota con sorpresa y dice que no quería que naciera su hijo.

Allí, retrocedemos en el tiempo, en el primer acto, cuando Cleo, al enterarse de que está embarazada, tiene la sensación de haber tenido ya a su hijo, reflejando la feliz vida de su empleador y sus cuatro hijos y el contrato de felicidad con Fermín. Pero en el segundo acto, cuando es rechazada por su novio, Cleo siente el deseo de que su hijo muera. Y realmente lo hace. El segundo acto está dedicado a la muerte de este niño que ella había deseado en el primer acto.

Y, en el tercer acto, cuando su hijo nace muerto, tiene una nueva sensación, al salvar a los hijos de Sofía en el mar, de “arrepentimiento” y “remordimiento”, dos fuertes pasiones, por haber deseado la muerte de su propio hijo. Todavía en tu vientre. La curva invisible en los tres actos del personaje ocurre solo en forma de sensaciones. Ya sea en forma de admiración, al hacer el contrato, o en forma de percepción, cuando la verdad sobre su sentimiento se juzga en la “sanción”.

Estructura del guión de “Parásitos”

Relacionados

Compartilhe

(0) Comente

Deixe uma resposta

O seu endereço de email não será publicado Campos obrigatórios são marcados *

*

Você pode usar estas tags e atributos de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>